Saltear al contenido principal

Lula, un antiguo aliado de Maduro que se renueva

Edilzon Gamez/Getty Images South America(Getty Images/Edilzon Gamez)

Con la victoria del recién electo presidente de Brasil, que repite por tercera vez en la silla, se espera una triangulación perfecta entre este país, Colombia y Venezuela

Por Raylí Luján / bloomberglinea.com

Caracas — Lula da Silva será el presidente de Brasil por tercera vez, y las expectativas sobre una tripleta perfecta en la región aumentan, a pesar del retroceso que ello pueda representar para la relación de Nicolás Maduro con Estados Unidos.

Con el 50,90% de los votos, quien fuese mandatario durante el período 2003-2010, se alzó contra su oponente y actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una segunda contienda bastante cerrada, que aunque da luces para la administración venezolana, no así para su ciudadanía migrante en ese país.

Para el analista, Marcos Hernández López, director de la consultora Hercon, la reciente victoria de Lula, crearía un dilema para los miles de venezolanos residentes en Brasil, que hasta 2019 se encontraba en el quinto lugar de los países anfitriones para la migración venezolana.

Los permisos de residencia que habían sido facilitados por Bolsonaro para los refugiados venezolanos, que escapan a diario de la emergencia humanitaria en su país, ahora quedarían en vilo con un gobierno interesado en crear nuevamente alianzas con el chavismo en Venezuela.

Si bien, la relación de Maduro con Lula no podría ser tan fuerte como la que alguna vez tuvo el electo presidente con Chávez, sí existe la cofianza necesaria para reconfigurar los intereses en el contexto geopolítico, acorde al análisis de Hernández López.

“La relación Maduro-Lula es histórica, comprometida con un proyecto político continental. No podemos olvidar que Nicolás era el canciller de Chávez cuando esta relación estuvo en su mejor momento político y hasta de negocios, por ejemplo el caso tan sonado con la empresa Odebrecht”, comenta Hernández en conversación con Bloomberg Línea.

Hay quienes consideran, sin embargo, que este nuevo acuerdo no podrá concretarse hasta tanto no se desarrolle un nuevo proceso electoral, que permita además avanzar en el conflicto político y el tema de derechos humanos en Venezuela.

Michael Penfold, profesor de políticas públicas y planificación estratégica, sostiene que con la presidencia de Lula, Maduro tendrá mejores posibilidades para reinsertarse en la región, aunque con la necesidad de generar cambios políticos, previos a las elecciones presidenciales en 2024.

“Aún así, la región continúa moviéndose hacia la izquierda con el triunfo de Lula, que terminaría de consolidar la nueva marea rosada que ha experimentado la región, y ese cambio va a obligar a Estados Unidos a adaptar un poco su política hacia América Latina”, opina Penfold, para BBL.

Penfold asegura que son mayores las coincidencias entre la administración de Biden y Lula, que las divergencias sobre Venezuela. “Yo pienso que ambos van a apoyar una salida negociada como la que se está planteando”, agrega, que no ve hasta ahora una tripleta perfecta con Colombia.

Hernández, por su parte, sí indica que todas las estrategias de Maduro hacia Estados Unidos podrían ir a revisión, en caso de renovar su relación con Lula, como se tiene previsto. En ese caso, señala que Brasil tiene las condiciones económicas para ayudar a aliviar las sanciones y reforzar también la psicoemocionalidad de militantes de izquierda.

“Además, en Colombia también existe un gobierno amigo y aliado ideológicamente al gobierno de Nicolás. Esta realidad también se conectaría con un Mercosur, que apuntaría hacia los intereses de una izquierda que gana terreno en nuestro continente americano”, comenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba