Home | Actualidad | Nicaragua y Venezuela, en el primer discurso de Bachelet como Alta Comisionada

Nicaragua y Venezuela, en el primer discurso de Bachelet como Alta Comisionada

bachelet_habla

ONU / Jean-Marc Ferré – La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, habla ante el Consejo de Derechos Humanos el 10 de septiembre de 2018.

 

Michelle Bachelet se dirigió por primera vez a la comunidad internacional como Alta Comisionada para los Derechos Humanos. La expresidenta chilena ha pedido que se aborden las razones por las que miles de personas están huyendo de Venezuela y Nicaragua.

“El número cada vez mayor de personas que huyen de Venezuela y Nicaragua demuestra una vez más la necesidad de defender constantemente los derechos humanos”, aseguró Michelle Bachelet este lunes ante el Consejo de la ONU que defiende estas garantías fundamentales.

Bachelet aseguró que si bien es urgente ayudar a los Estados que están acogiendo a los migrantes también es “fundamental” abordar las razones por las que las personas se van.

“La Oficina insta al Consejo de Derechos Humanos a que tome todas las medidas disponibles para abordar las graves violaciones de los derechos humanos que se han documentado en informes recientes en ambos países”, dijo.

Venezuela

ACNUR/Reynesson Damasceno Venezolanos en Pacaraima, ciudad fronteriza con Venezuela, esperando en las dependencias de la Policía Federal, encargada de recibir a los solicitantes de asilo o permisos especiales de residencia en Brasil, el 16 de febrero de 2018.

Bachelet recordó que hasta el 1 de julio, 2,3 millones de personas habían huido de Venezuela, un 7% de la población total, debido en gran parte a la falta de alimentos o acceso a medicamentos esenciales y atención de salud, inseguridad y persecución política. “Este movimiento se está acelerando”, dijo, recalcando que la primera semana de agosto más de 4000 venezolanos entraron diariamente a Ecuador, mientras que unos 50.000 llegaron a Colombia en julio y 800 ingresan a Brasil cada día.

“Un movimiento transfronterizo de esta magnitud no tiene precedentes en la historia reciente de las Américas, y la vulnerabilidad de los que se van también ha aumentado: personas mayores, mujeres embarazadas, niños no acompañados y migrantes con problemas de salud”.

La Alta Comisionada resaltó que su Oficina ha seguido recibiendo información sobre violaciones de derechos sociales y económicos, como casos de muertes por malnutrición y enfermedades prevenibles, así como violaciones de los derechos civiles y políticos, entre ellos detenciones arbitrarias, malos tratos y restricciones a la libertad de expresión.

El Gobierno no ha demostrado apertura a medidas genuinas de rendición de cuentas respecto a las cuestiones documentadas por la Oficina durante las protestas masivas de 2017”, recalcó.

Nicaragua

Articulo 66 Una manifestante porta una pancarta en la que se lee “Eran estudiantes, no delincuentes” en una de las marchas de protesta en Managua, Nicaragua, en julio de 2018.

Sobre Nicaragua, Bachelet lamentó que el Gobierno haya expulsado recientemente al equipo de su Oficina y pidió al Consejo de Derechos Humanos que fortalezca su supervisión en el país.

La Alta Comisionada resaltó que el número de personas huyendo de Nicaragua también está aumentado exponencialmente como resultado de la crisis en curso en el país y el deterioro de los derechos humanos.

Bachelet citó el informe de la oficina que documentó el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía así como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, malos tratos, casos de tortura y violencia sexual en centros de detención, obstrucciones a la atención médica, y violaciones de las libertades de expresión y reunión pacíficas, tales como la criminalización de defensores de los derechos humanos, periodistas y manifestantes disidentes del Gobierno.

La Oficina continuará documentando las violaciones de derechos humanos en Nicaragua desde fuera del país”, expresó la Alta Comisionada.

México, Colombia y Guatemala

ONU-DH/Facebook La defensora indígena Guadalupe Campanur se destacaba por sus labores de vigilancia y protección ambiental en la comunidad de Cherán.

Bachelet además llamó la atención sobre los graves riesgos que enfrentan los defensores de los derechos humanos como resultado de sus actividades legítimas en las Américas, especialmente en Colombia, México y Guatemala, e instó a los Estados a fortalecer la protección y las medidas preventivas para abordar esa situación.

La Alta Comisionada recalcó que hasta el 1 de septiembre se habían registrado 53 homicidios de defensores en Colombia este año, y se están verificando otros 57 casos más. En México, ocho fueron asesinados hasta agosto. “Muchos más han sido víctimas de la criminalización, demandas abusivas, campañas de desprestigio, vigilancia, amenazas de muerte y ataques. El año pasado fue también el año más mortífero de los periodistas en México, con al menos 12 asesinatos en 2017. En 2018, ya hemos registrado 8 muertos y 1 persona que ha desaparecido”, informó.

Además, en Guatemala se documentaron 18 asesinatos de defensores, en comparación con 12 en todo 2017. “Las reciente decisión presidencial de no extender el mandato de la CICIG después de septiembre de 2019 – y de negar la entrada al país a su director, Iván Velásquez – es deplorable. Abolirán un instrumento esencial en la lucha contra la impunidad y la corrupción”, dijo.

 La unión de los países

ONU/Jean-Marc Ferre Cúpula del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

Durante su discurso, Bachelet hizo énfasis en la importancia de los organismos multilaterales tales como el Consejo de Derechos Humanos y aseguró que, aunque las diferencias políticas pueden dividir a algunos países, la defensa de las garantías fundamentales beneficia a todos los Estados.

Sus pueblos buscan una agenda común: derechos, desarrollo sostenible y paz. Solo podemos progresar hacia esa visión juntos. Si socavamos las instituciones multilaterales como esta, no podremos enfrentar los desafíos que enfrenta nuestro pueblo”, dijo.

Además, expresó estar convencida de que debe existir un mayor compromiso de todos los Estados miembros, sin retiros ni disputas, pero con un trabajo colectivo, coordinado y cooperativo.

“He sido presa política y la hija de presos políticos. He sido refugiada y médica, incluso para niños que sufrieron tortura y la desaparición forzada de sus padres. Dirigí un organismo de las Naciones Unidas y me siento honrada de haber dirigido a mi país, en dos ocasiones, como su presidente”, dijo.

Como ex presidenta de Chile, dijo que siempre escuchará las preocupaciones de los Gobiernos, pero sobre todo defenderá los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales que son los derechos inherentes de todas las personas.

“Me esforzaré por ser su voz y su firme defensora, con total objetividad, sin temor ni favor, e instar a todos los Estados a proteger y promover todos los derechos humanos, sin distinción.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*