Home | Actualidad | Declaración Asamblea Anual Fedeagro 2018

Declaración Asamblea Anual Fedeagro 2018

declaracion_de_valencia
Las Federaciones, Asociaciones, Cooperativas, Cámaras y Fundaciones de FEDEAGRO, reunidas en la ciudad de Valencia, en ocasión de la Asamblea Anual de la Confederación, nos dirigimos a la opinión pública para dar cuenta de la situación de la agricultura, las perspectivas para este año y las acciones necesarias para recuperar la producción nacional.

La situación de nuestro sector rebasa lo crítico, la recesión agrícola que venimos padeciendo desde hace diez años, ha alcanzado niveles sorprendentes. La producción del año 2017 de maíz, el rubro más emblemático de la agricultura venezolana, fue un 65% inferior a la del año 2008 (dos millones de toneladas menos). Similar situación se presenta en el arroz, el café, la caña de azúcar, las leguminosas, las oleaginosas, las hortalizas, las raíces, los tubérculos, la leche, la carne, las aves, los cerdos, los productos pesqueros y la mayoría de los rubros agrícolas.

La caída de la producción conspira contra la Seguridad Alimentaria y nos hace mucho más vulnerables y dependientes de las importaciones. En efecto, a finales de la década de los noventa, la producción nacional contribuía con el 70% del consumo nacional, en la actualidad esta contribución ha descendido por debajo de un 25% y no hay razones para esperar un cambio en esta tendencia.

Las perspectivas para 2018 no son halagadoras, por el contrario, hace escasos nueve días debió iniciarse la siembra correspondiente al invierno en todo el país, sin embargo la carencia de insumos lo ha impedido. A la fecha no disponemos de ni del 10% de la semilla, fertilizante y agroquímicos requeridos, se acentúa la escasez de de repuestos el parque de maquinaria agrícola, baterías, cauchos y lubricantes, y el tiempo conspira contra las posibilidades de cumplir con la intención de siembra de los agricultores. En Agropatria, empresa pública que tiene el monopolio de los insumos, lo que abunda es la burocracia y agricultores frustrados sin despacho.

No abundaremos sobre las causas que han conducido a esta situación, basta señalar que el modelo económico impuesto, el cerco al sector privado, una política agrícola improvisada y desacertada, la intervención del Estado en las áreas productivas y el privilegio a grupos aliados del Gobierno y entes públicos receptores de los recursos del Estado, son, entre otros hechos, los responsables del fracaso de la agricultura.

La Asamblea de FEDEAGRO de este año cumplió varios propósitos, en primer lugar, ampliar el conocimiento del proceso hiperinflacionario donde estamos incursos y como mantener nuestro negocio de manera sustentable; en segundo lugar, dada la magnitud de la crisis, analizar opciones que nos permitan mantenernos en la actividad produciendo alimentos, y en tercer lugar, proponer una visión prospectiva de la agricultura, del Sector Agroalimentario; así como también, de la Venezuela por la que apostamos, en otras palabras, el deber ser.

Las notas que siguen son una breve síntesis de los aspectos centrales analizados, concluidos y recomendados en nuestra Asamblea, los cuales ponemos a consideración de todos los actores del Sistema Agroalimentario venezolano y del país.

Con relación a la hiperinflación, proceso inédito entre nosotros, instamos a los agricultores a extremar el mantenimiento de los activos productivos, a racionalizar el gasto, y en general, a resistir este embate, bajo la premisa de que en la mayoría de los países que han padecido este mal, la solución se dio en relativo corto tiempo; bien por la instrumentación de medidas que la contrarresten, o por cambios del modelo económico-social que la alimenta.

Mientras se instrumentan las medidas para detener la hiperinflación y corregir, entre otros aspectos, la escasez de maquinarias, equipos, insumos y recursos financieros, debemos mantenernos produciendo y se hace imperativo explorar varias opciones, entre ellas:

  • La adopción de tecnologías menos intensivas en capital (siembra directa, mínima labranza), espaciamiento reducido, control biológico, el uso de materiales resistentes a plagas, enfermedades y tolerantes a déficits de humedad, la sustitución las moléculas de agroquímicos que han ingresado en los últimos años y sobre las cuales se tienen evidencias de su inefectividad, el registro de nuevas moléculas contra patógenos específicos, métodos de preparación de tierras y de siembra no tradicionales, etc.
  • Impulsar el cultivo de rubros alternativos de comprobada repuesta a nuestras condiciones, entre los cuales destacamos: la soya, trigo tropicalizado, sorgo sin taninos, la cúrcuma y los granos leguminosos. Igualmente urge rescatar rubros de tradición, inexplicablemente abandonados (café, cacao, caña de azúcar, frutales y hortalizas).
  • Es importante ampliar la estrecha visión del mercado que prevalece en el país y explorarotras opciones más allá de nuestras fronteras. Existen experiencias que debemos multiplicar y rutas por construir, aprovechando las ventajas comparativas y competitivas de los sistemas productivos que nuestros agricultores y ganaderos han desarrollado.

Todas estas opciones requieren de políticas públicas e incentivos para desarrollarlas. Propuestas que ha presentado FEDEAGRO ante el ejecutivo nacional.

La ruta de la recuperación de la agricultura y su crecimiento debe abordarse bajo una perspectiva de largo plazo y parte del objetivo es desarrollar nuestro potencial productivo, tanto físico, como humano.

En lo físico, Venezuela, al norte del Orinoco, dispone de: nueve (9) millones de hectáreas para la agricultura vegetal, de las cuales utilizamos alrededor de un 20%, de esta superficie cuatro (4) millones de ha están cubiertas de infraestructura de riego y saneamiento subutilizada, adicionalmente disponemos de veinte, y cuatro (24) millones de ha para uso pecuario, cincuenta y ocho (58) millones de ha. para uso forestal y de cincuenta (50) millones de bosques naturales sujetos a un manejo racional y sostenible.

A pesar de las dificultades, aún están en pie alrededor de 300.000 explotaciones agropecuarias, buena parte de las cuales sostienen sistemas de producción de una eficiencia relativa. Desde laperspectiva de recursos humanos, gerenciadas por agricultores que cuentan entre sus fortalezas la resiliencia, lo que explica su adaptación a las condiciones adversas y su recuperación de los impactos negativos que producen las políticas públicas.

En otro plano temporal deben abordarse acciones de tipo estructural, el respeto la propiedad privada debe ser una prioridad, el cese del intervencionismo del Estado en todos los eslabones del Sistema Agroalimentario Nacional, el respeto a la libre empresa, las libertades económicas y libertad de comercio, la eliminación de los controles, la seguridad personal y de bienes de los agricultores, el acceso al crédito público y privado, la inversión en infraestructura productiva, el desarrollo rural, la generación y la transferencia de tecnología, la capacitación del productor, el bienestar para el trabajador agrícola y la sustentabilidad y protección del ambiente. En estas áreas FEDEAGRO ha elaborado propuestas concretas a disposición de los interesados.
Toda la base de FEDEAGRO, constituida por asociaciones de todos los rubros y regiones del país, aboga por la Venezuela Posible, tema discutido igualmente en nuestra Asamblea, y aspira un modelo económico y social de otro orden, basado en principios de libertad, ética y solidaridad social, no dudamos que en breve tiempo lo alcanzaremos.

A los agricultores venezolanos nos preocupa y angustia la situación nutricional de la población, los indicadores reflejados en las encuestas publicadas por entes especializados son alarmantes. El hambre y sus efectos lo constatamos a diario en las ciudades; pero también lo apreciamos con manifestaciones más dramáticas en el Sector Rural del país. Observar esta situación con los motores de nuestros tractores apagados y las tierras en un barbecho forzado, es frustrante y desgarrador.

FEDEAGRO demanda la recuperación de la producción nacional y ofrece su firme apoyo para la elaboración de una agenda que cumpla con este objetivo.

En Valencia a los nueve días del mes de mayo del año 2018.

La Asamblea de FEDEAGRO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*