Home | Artículos | Con un “resultado impredecible, pero inevitable” EEUU insiste en formas para sacar a Maduro del poder

Con un “resultado impredecible, pero inevitable” EEUU insiste en formas para sacar a Maduro del poder

maduro_univision

Gobierno de Maduro quiere recuperar su reserva de oro en medio de señalamientos por corrupción y desfalco a la nación. Crédito: Getty images

Un año después de que el presidente Trump diera el paso de reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, el régimen de Maduro todavía se aferra al poder, dependiendo cada vez más de fuentes ilícitas de ingresos como el oro.

www.univision.com

Hace un año, al ser reconocido por EEUU como presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó aprovechaba una ola de optimismo, casi de euforia, para intentar sacar del poder al ” régimen impostor” de Nicolás Maduro e implementar un proceso de transición que permitiera elecciones libres y la instalación de un nuevo gobierno.

Funcionarios estadounidenses anunciaban el inminente colapso del régimen, burlándose de Maduro con tuits sobre un “retiro tranquilo” en una playa lejana y amenazando con una oleada de sanciones económicas.

Unos días antes, Guaidó había tomado al mundo por sorpresa después de ser declarado presidente interino por la Asamblea Nacional. Eso hizo que los líderes mundiales, encabezados por Trump, rechazaran el intento de Maduro de permanecer en el poder mediante elecciones fraudulentas y reconocieran a Guaidó como el nuevo y legítimo líder del país.

En una entrevista con Univision Noticias, Guaidó predijo “el principio del fin” para Maduro, prometiendo llevar la urgentísima ayuda humanitaria a los venezolanos que sufren el colapso de la economía de un país que una vez tuvo ingresos extraordinarios gracias al petróleo.

Sólo había un problema. Maduro dijo que no se iría a ningún lado, desconociendo la decisión de los 50 países que le habían retirado el reconocimiento a su gobierno y aclamando a sus firmes aliados, entre ellos Rusia, China, Cuba y Turquía, socios clave por el beneficio que representa para ellos el petróleo y el oro venezolanos.

Un año después, los venezolanos siguen esperando, y el optimismo se ha desvanecido hasta casi desaparecer. Las calles de Caracas que en ese entonces estuvieron nuevamente llenas de manifestantes contra el régimen de Maduro, están relativamente tranquilas.

En cambio, se ha establecido una sensación de inutilidad y resignación después de 21 años de un gobierno acusado de corrupto y represivo, que se ha convertido en lo que muchos observadores ahora consideran una dictadura abierta.

Entonces, ¿qué salió mal, preguntan los observadores?

Frustración

Aunque las autoridades estadounidenses y los expertos en política exterior pueden estar en desacuerdo sobre muchos aspectos de su política hacia Venezuela, existe un amplio consenso de que la administración Trump subestimó seriamente la tarea en cuestión, específicamente su capacidad para paralizar financieramente al régimen de Maduro con sanciones económicas y convencer a sus altos mandos militares de que lo abandonaran.

Ese es un motivo de enorme frustración que los funcionarios admiten.

“Frustración por supuesto, por parte del pueblo venezolano, de la oposición, de Guaidó, del presidente Trump, por supuesto”, dijo a Univision Elliott Abrams, representante especial de EEUU para Venezuela, en una entrevista exclusiva la semana pasada.

Abrams reconoció que la crisis humanitaria en Venezuela había empeorado en el último año y no había indicios de que Maduro retrocediera como se esperaba.

 

“Un cambio violento es mucho más inestable que uno pacífico”: Elliott Abrams sobre la crisis en Venezuela

No obstante, identificó varias señales positivas. ” Yo creo que el régimen está más aislado ahora, más que nunca en América Latina, en Europa y en el mundo“, dijo. Mientras tanto, “la oposición todavía está unida”, añadió, y dijo que Guaidó había logrado unir fuerzas políticas contra Maduro, a pesar de los esfuerzos por debilitarlas mediante sobornos e intimidación física, incluyendo la prisión y la tortura.

Abrams dice que le gusta describirle la situación a su jefe, el secretario de Estado, Mike Pompeo, como un enigma con un resultado impredecible, pero inevitable.

“En cierto sentido estamos perdiendo cada día, hasta el día en que haya un cambio, y en ese sentido, el gobierno sí sigue en el poder, pero creo que su posición es cada día más débil”, dijo.

an image

Guaidó y Pompeo se reunieron durante la celebración de una conferencia contra el terrorismo en Bogotá. Crédito: Mauricio Dueñas / EFE

Cambio de estrategia

En las últimas semanas, la administración Trump parece haber cambiado discretamente su política de un énfasis único en las amenazas y sanciones, a un enfoque más equilibrado de sanciones y una solución democrática negociada, con la mira puesta en las elecciones a finales de este año.

“Creo que han puesto los pies en la tierra. Esto nunca iba a ser ni rápido ni fácil”, dijo Jason Marczak, director del Centro para América Latina Adrienne Arsht.

Atrás quedaron las palabras de Trump y varios funcionarios estadounidenses sobre una posible acción militar, lo cual la mayoría de los analistas han rechazado por ser demasiado costoso en vidas humanas y recursos.

“Es una lástima que Estados Unidos no haya dicho cosas similares en enero del año pasado, en lugar de exigir la cabeza de Maduro en una bandeja a corto plazo”, dijo Phil Gunson, analista del International Crisis Group radicado en Caracas que aboga por una solución pacífica y negociada.

Estados Unidos ha estado alejándose de esta posición maximalista durante ya algún tiempo. Han estado buscando una estrategia diferente. No se puede tratar esto como un asedio medieval y matarlos de hambre. No los tienen rodeados”, añadió, y señaló que Maduro aún disfruta del apoyo de aliados clave y de importantes ingresos.

Operaciones clandestinas

Durante mucho tiempo, las autoridades estadounidenses han considerado a Maduro un delincuente torpe, rodeado de un gobierno cleptocrático de maleantes. Pero esa opinión ignoraba el apoyo de Rusia y China, así como el ingenio que despliegan las figuras del crimen organizado cuando se ven acorraladas.

Cada vez más pruebas apuntan -según observadores- a una sofisticada red de operaciones clandestinas que han logrado ayudar al gobierno a esquivar las sanciones petroleras internacionales mientras explotan los abundantes recursos de la nación, el contrabando de drogas y el oro. Los expertos han estado advirtiendo durante meses que esas estructuras ilícitas son más resistentes de lo que quizás creyeron las autoridades estadounidenses, y son las que mantienen a Maduro en el poder.

La lucha por el oro de militares, guerrillas y criminales: el polvorín que complica una transición pacífica en el sur de Venezuela
“Esta capacidad del régimen de Maduro de permitir que se desarrollen estas actividades de diferentes grupos que están alrededor, satélites del estado, es un factor clave para entender por qué no ha colapsado su gobierno, y por qué no se ha producido un quiebre interno”, dijo Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, una empresa de análisis económico en Caracas . Calcula que el régimen de Maduro recibe un tercio de sus ingresos de la economía del mercado negro de contrabando de drogas, del petróleo y el oro, así como de artimañas cambiarias y sobrefacturación de importaciones.

“El gobierno ha diversificado sus ingresos a otras áreas ajenas al petróleo. La perspectiva política (para Maduro) parece más estable actualmente”, dijo Risa Grais-Targow, directora para Venezuela del Grupo Eurasia, una influyente consultoría de riesgo político con sede en Nueva York.

“Muchos de nosotros, analistas de Venezuela, y definitivamente mis clientes en la comunidad de inversionistas, asumimos durante mucho tiempo que los flujos de efectivo relacionados con el petróleo eran la clave para la supervivencia de Maduro y que, si se evaporaban o se perjudicaban de forma material, él no podría mantenerse en el poder”, dijo a un reciente panel de expertos en el Wilson Center en Washington sobre las economías ilegales de Venezuela.

“Lo que todos subestimamos fue el grado en que podía diversificar esas fuentes de ingreso para mantener el apoyo interno”, añadió.

El ‘Plan Oro’

Los expertos señalan que “el Plan Oro” del gobierno de Maduro, anunciado en noviembre de 2018, para la explotación del llamado ‘Arco Minero del Orinoco’, una zona rica en recursos minerales en el sur del país, recaudará un estimado de $5,000 millones anuales para 2025.

Maduro afirma que Venezuela tiene los segundos depósitos de oro más grandes del mundo con una reserva potencial de 1,500 toneladas, lo cual arroja un valor de más de $72,000 millones a los precios actuales.

Sanciones al petróleo

Desde el año pasado, las autoridades estadounidenses comenzaron a enfocarse en al sector petrolero de Venezuela creyendo que eso limitaría la capacidad de Maduro para comprar la lealtad en el país y en el extranjero. Las sanciones han sido efectivas para reducir las exportaciones de petróleo del país y las reservas financieras internacionales de Venezuela cayeron este mes a $6,600 millones, su nivel más bajo en 45 años.

Ahora las autoridades estadounidenses dicen que están estudiando más sanciones para enfocarse en el contrabando de oro específicamente. “Afortunada, o desafortunadamente, hay muchas opciones”, le dijo Abrams a Univision. “En el caso del oro estamos hablando de otros países, dónde va el oro, a qué país, dónde venden el oro, siempre buscando qué compañías, qué individuos, qué caminos. … Son opciones para sanciones en el futuro”, añadió.

Abrams dijo que la semana pasada el Departamento de Estado les envió mensajes a algunos gobiernos, con pruebas de la venta de oro, pidiendo que se investigara.

Pero algunos expertos dicen que las sanciones pueden no ser una herramienta útil contra este tipo de actividad ilícita. “Las sanciones sólo funcionan en las finanzas legales, pero no es así como Maduro obtiene sus finanzas“, dijo Marzcak. “Maduro sobrevive con las fuerzas ilícitas”, añadió.

“Lo que no necesitan son las técnicas modernas de minería ni los inversionistas extranjeros, sólo necesitan controlar por la fuerza todas las minas”, dijo Bram Ebus, consultor holandés del International Crisis Group que estudió el Arco Minero y advierte que las minas están bajo el control de guerrilleros colombianos, como el ELN y disidentes de las FARC, sindicatos criminales y fuerzas armadas venezolanas.

De la selva a Turquía: Cómo Venezuela convierte sus depreciados billetes en oro

Deuda con Rusia y China

Los ingresos provenientes del oro siguen siendo muy inferiores a los que gana Venezuela con el petróleo — alrededor de $13,000 millones al año. Pero la mayor parte de esos ingresos están hipotecados para pagar préstamos multimillonarios de Rusia y China. Sin embargo, a pesar de las sanciones, Maduro ha pagado con éxito una deuda de $6,500 millones con Rusia, lo que significa que podría liberar futuros ingresos del petróleo en 2020. Sin embargo, aún tiene una deuda de $20,000 millones con China, algo que está envuelto en secretismo oficial.

Queda por ver qué hará Rusia después de que le paguen su deuda. “No van a distanciarse”, dijo Frank Mora, director del Centro de América Latina y el Caribe de la Universidad Internacional de Florida (FIU, por sus siglas en inglés). “Esto es más que una simple cuestión de extracción de recursos. Es parte de un juego geopolítico. Rusia ve esto como una forma de desafiar a Estados Unidos. Para Putin, esta es una victoria de relaciones públicas a nivel doméstico”, añadió.

“Básicamente, Rosneft maneja las importaciones de petróleo de Venezuela”, dijo Russ Dallen, director gerente de Caracas Capital, un banco de inversión con sede en Venezuela que monitorea estrechamente la industria petrolera.

“Cada mañana miro dónde están los barcos. Rosneft alquila el 80% de ellos”, dijo. Para evitar sanciones, los barcos apagan sus transpondedores después de rodear el extremo sur de África. “Tenemos que usar satélites para seguirles el rastro”, añadió. A veces los barcos se dirigen a una refinería de Rosneft en India, otras veces terminan en China, Malasia o Singapur.

El petróleo venezolano: ¿salvavidas o talón de Aquiles de Maduro?

Vuelos de oro

Dallen, quien se ha reunido con autoridades estadounidenses, ahora también intenta rastrear los envíos de oro. “Hemos estado rastreando aviones que van a Turquía varias veces al mes. Asumimos que es oro”, dijo. “Podemos ver los indicios, pero no sabemos. Tenemos planes de vuelos, pero rara vez tenemos acceso a un manifiesto”, añadió.

an image

Se sospecha que vuelos saliendo de Venezuela a Turquia lleven oro clandestino. Crédito: FlightAware/Caracas Capital

Al revisar las estadísticas financieras oficiales de los gobiernos, Dallen dijo que parece que 1,800 millones de dólares en oro fueron a Dubái, mientras que 900 millones de dólares se quedaron en Turquía. Italia y Uganda también recibieron parte.

Dallen sospecha que parte del oro se está transfiriendo a otros lugares, quizás a Rusia e Irán. Los vuelos también van a Curazao, una colonia holandesa cerca de la costa de Venezuela. Una vez que entran a Curazao, básicamente están dentro de la Unión Europea, se lamentó. El oro también aparece en Colombia y Brasil, agregó.

Podemos contabilizar 2,800 millones de dólares (en oro) en 2018“, dijo Dallen.

Solución negociada

Como resultado, Dallen también ha llegado a la misma conclusión que muchos observadores. ” Las sanciones por sí solas no pueden lograrlo. Lo mejor que se puede hacer es intentar sacarlos del poder mediante negociaciones”, dijo.

Pero nadie parece tener la respuesta sobre cómo se puede lograr eso.

Guaidó salió de Venezuela la semana pasada y ahora se ha embarcado en una gira por Europa en busca de mayor apoyo diplomático, además de un intento por cerrar algunos de los agujeros en el embargo.

Mientras tanto, los asesores de Guaidó están buscando formas de revitalizar a la oposición en su país.

“También debe haber presiones internas”, dijo Miguel Pizarro, un diputado de la Asamblea Nacional que maneja asuntos humanitarios en las Naciones Unidas para Guaidó. Aunque las sanciones fueron una herramienta importante, deben ir acompañadas de esfuerzos para movilizar la oposición contra Maduro en Venezuela, dijo en otro foro sobre Venezuela en el Consejo Atlántico a principios de este mes.

“Tiene que ser una combinación de ambas cosas. Realmente necesitamos conectar la política con el descontento social“, dijo.

Eso no es nada fácil. Pizzaro descubrió esto por las malas en julio del año pasado cuando se convirtió en el último político de la oposición en verse obligado a exiliarse luego de ser acusado de traición por presuntos vínculos con una fallida rebelión militar.

“Tenemos que mantener a la gente en las calles. A nosotros nos toca predicar con el ejemplo, mediante nuestros propios sacrificios”, dijo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*