Home | Actualidad | AP EXPLICA: Fernández asume en Argentina inmersa en crisis

AP EXPLICA: Fernández asume en Argentina inmersa en crisis

alberto_fernandez

Por ALMUDENA CALATRAVA

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, abre sus brazos en el palacio presidencial en Buenos Aires, Argentina, el martes 10 de diciembre de 2019. (AP Foto / Daniel Jayo)
BUENOS AIRES (AP) — Alberto Fernández asumió el martes como presidente de Argentina marcando el regreso del peronismo al poder en medio de una crisis económica y una pobreza que afecta a más de 35% de la población.

Su desafío es revertir la situación en un contexto de descontento social, para lo cual adelantó que reemplazará las políticas de ajuste del presidente saliente Mauricio Macri por otras que mejoren el bolsillo de los argentinos.

Junto con él asumió como vicepresidenta la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, quien afronta un juicio por supuesta corrupción y sobre quien ha surgido la interrogante de si intentará condicionar la gestión de su compañero en el poder.

¿CUÁL ES LA DIMENSIÓN DE LA CRISIS?

El panorama es muy poco auspicioso luego de que el gobierno del conservador Mauricio Macri concluyó con una economía que se prevé que caiga alrededor de 3% en 2019 y una inflación y pobreza estimadas de 55% y 40%, respectivamente, a fin de año, que han agudizado el descontento social.

El nuevo gobierno asume además con recientes regulaciones establecidas en la economía, como un cepo cambiario por el que se restringió drásticamente la compra de dólares –la divisa en la que se refugian los argentinos en momentos de crisis– que buscaban frenar la fuga de capitales.

Otro de los problemas es la deuda contraída con acreedores y con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ronda los 100.000 millones de dólares.

EL DESAFÍO MÁS INMEDIATO

La renegociación del pago de la deuda es uno de los retos más importantes.

Fernández afirmó en un discurso luego de asumir la presidencia que buscará una relación constructiva con el Fondo Monetario Internacional y los otros acreedores. Acotó que se va a encarar el pago de deuda, pero advirtió que “para poder pagar hay que crecer primero”.

Señaló que el gobierno saliente ha dejado al país “en una situación de virtual default” y acotó que las premisas bajo las que asumirá “toda negociación de deuda” serán la “seriedad en el análisis y responsabilidad en los compromisos que se asumen para que los más débiles dejen de padecer”.

Las autoridades del organismo han mostrado también su espíritu cooperador, pero señalaron que quieren analizar la “viabilidad fiscal” de las propuestas de Argentina.

Una pista sobre cómo se negociarán vencimientos pautados en 2020 podría estar en el designado ministro de Economía, Martín Guzmán, quien manifestó tiempo atrás que el país debía ir hacia una renegociación sin quita del capital adeudado con acreedores, pero con una postergación de dos años de todos los pagos. Ése ahorro ayudaría a dinamizar la economía, que es otro de los principales desafíos, ya que Argentina lleva dos años consecutivos de recesión.

RELACIÓN CON CRISTINA FERNÁNDEZ

Fernández conoce bien a la exmandataria (2007-2015) tras haber compartido la mesa pequeña del poder con Néstor Kirchner (2003-2007) y su esposa y sucesora durante varios años desde su cargo de jefe de gabinete de ministros.

Sobre la relación de ambos pende el interrogante de si la popular y polémica exgobernante, quien está procesada en varias causas judiciales, intentaría condicionar la gestión del presidente, quien ha descartado que eso pueda ocurrir.

En el futuro gabinete, la influencia de Fernández de Kirchner se manifestó con la designación de allegados en la jefatura del Ministerio del Interior y la del cuerpo de abogados del Estado. Además, la exmandataria contará con su hijo Máximo Kirchner como titular del bloque oficialista en la Cámara de Diputados, mientras que ella será titular del Senado por su condición de vicepresidenta del país, lo que la sitúa a su vez como primera en la línea de sucesión.

MEDIDAS SOCIALES ANUNCIADAS

Fernández anunció la puesta en marcha de un plan para combatir el hambre en el marco de la creciente pobreza que incluye una canasta básica de productos accesible y la creación de una tarjeta de alimentos que hará un seguimiento de la calidad nutricional de las familias.

También lanzará créditos no bancarios a tasas bajas, becas para jóvenes que estudian y trabajan y adelantó que apuntalará la inserción laboral de los beneficiarios de planes sociales. Por otra parte, declarará la emergencia sanitaria por la falta de insumos y vacunas.

El presidente también ha dado a entender que otorgará aumentos a jubilados, empleados públicos y beneficiarios de planes sociales con el fin de mejorar los ingresos y reactivar el mercado interno.

POLÍTICA EXTERIOR

La asunción de un centroizquierdista como Alberto Fernández implica un giro en la política exterior, que durante el mandato del conservador Mauricio Macri se alineó con el gobierno de Estados Unidos y otros conservadores en su rechazo al líder venezolano Nicolás Maduro.

Fernández, uno de los acotados referentes de la centroizquierda en la región, es cercano al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y al mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador. Por el contrario, mantiene roces con el derechista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con quien sin embargo pretende mantener una relación pragmática porque el país vecino es el principal socio comercial en el seno del Mercosur, bloque económico que también integran Paraguay y Uruguay.

Fernández es además uno de los referentes del Grupo de Puebla en la región junto con otros 30 dirigentes políticos de la centroizquierda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*