Home | Actualidad | Álvaro Uribe: Corte Suprema de Colombia ordena el arresto domiciliario del expresidente por “riesgos de obstrucción a la justicia”

Álvaro Uribe: Corte Suprema de Colombia ordena el arresto domiciliario del expresidente por “riesgos de obstrucción a la justicia”

uribe

Álvaro Uribe fue presidente de Colombia entre 2002 y 2010. Getty

Redacción BBC News Mundo

La Corte Suprema de Justicia de Colombia ordenó este martes el arresto domiciliario del expresidente y senador Álvaro Uribe.

El exmandatario, que dirigió el país de 2002 a 2010, dio a conocer la decisión a través de su cuenta de Twitter y manifestó una “profunda tristeza”.

La Corte confirmó más tarde la orden de privación de libertad a través de Héctor Alarcón, presidente de la Sala Especial de Instrucción, encargada de investigar a congresistas.

“La providencia fue adoptada con base en un riguroso estudio jurídico sobre la realidad procesal, que indica posibles riesgos de obstrucción a la justicia”, dijo el jurista.

La medida “tiene como fundamento gran cantidad de material probatorio recabado y analizado por la Sala”, añadió, el cual incluye “pruebas testimoniales, inspecciones judiciales, registros fílmicos e interceptaciones telefónicas que al parecer indican su presunta participación como determinador de los delitos de soborno a testigo y fraude procesal”.

Uribe está acusado de manipular testigos en un caso que se remonta a una discusión parlamentaria de 2014 en la que el senador izquierdista Iván Cepeda acusó al hermano del expresidente, Santiago Uribe, de ser partícipe de la creación de movimientos antisubversivos en los años 90.

El procedimiento judicial, en todo caso, está aún en curso, Uribe puede apelar el arresto domiciliario y el juicio oral está aún por definirse. Todo esto puede tomar años. La diferencia ahora es que Uribe tendrá que hacer su defensa en detención preventiva.

En un país donde todos los expresidentes han sido investigados por la justicia, la detención preventiva de Uribe marca un hito histórico y promete un terremoto político, al ser la primera vez que un exmandatario es privado de la libertad.

El caso de los testigos

En septiembre de 2014, el senador Iván Cepeda, del partido Polo Democrático Alternativo, acusó a Uribe de tener conexiones con paramilitares y narcotraficantes usando como evidencia los testimonios de varios exmiembros de las Autodefensas Unidas de Colombia.

Los testimonios aseguraban que Álvaro Uribe y su hermano Santiago fundaron el Bloque Metro, una rama del movimiento paramilitar que enfrentó a las guerrillas de manera feroz y dejó decenas de miles de víctimas.

Santiago Uribe permanece arrestado desde 2016 y es acusado de haber creado otro grupo paramilitar, los Doce Apóstoles.

Tras el debate promovido por Cepeda, el expresidente Uribe pidió a la Corte Suprema de Justicia que investigara al senador izquierdista por haber sobornado y manipulado a dichos testigos.

La Corte, sin embargo, no solo absolvió a Cepeda, sino que incluyó a Uribe en su investigación por los supuestos delitos de soborno y fraude procesal.

Uno de los 42 testigos que declararon en el caso es Juan Guillermo Monsalve, antiguo miembro del Bloque Metro de las AUC. Primero acusó a Uribe, luego se retractó y después dijo que su cambio de postura había sido por presión de uno de los abogados de Uribe, Diego Cadena.

Cadena rindió indagatoria este lunes bajo los mismos cargos que imputan a Uribe. La Corte investiga si los abogados fueron los ejecutores de la presión y si el exmandatario financió el soborno.

Todos los implicados niegan los cargos y aseguran que detrás hay una persecución política contra el uribismo, movimiento que cambió a Colombia bajo una política de “seguridad democrática” y acorralamiento de las guerrillas, pero que tiene a varios de sus prominentes líderes arrestados, prófugos y exiliados.

El presidente, Iván Duque, declaró su apoyo a su mentor político y, aunque dijo respetar la independencia de la Justicia, manifestó convicción ante la “inocencia y honorabilidad” de “un servidor público ejemplar”.

La oposición interpretó la comunicación del presidente como una forma de presionar a las instituciones judiciales.

Y la Corte, que aún no confirmó la orden de detención preventiva, calificó de “inaceptables” las “descalificaciones a decisiones judiciales”.

Sacudida política

Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Colombia

Incluso si resulta declarado inocente, la noticia del martes es un hecho histórico para un país que nunca había visto a un expresidente privado de la libertad a cuenta de delitos.

Tras la firma de la Constitución en 1991, que en parte era un acuerdo nacional para salir de la influencia política de los narcos, los tribunales se han convertido en uno de los pilares de la democracia liberal que el país intenta consolidar desde entonces.

De hecho, fue la Corte Constitucional la que en 2009 impidió que Uribe, que rompió records de popularidad en sus dos gobiernos, se lanzara a una segunda reelección bajo el argumento de que un tercer periodo sería un atentado a la democracia.

Colombia entra ahora a territorios desconocidos. La detención de Uribe puede generar inestabilidad y también el fortalecimiento de un movimiento político que pasa por su peor momento desde su creación a principios de siglo.

La decisión de la Corte este martes puede cambiar el tablero político antes de las elecciones de 2022.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*